Aubrey Beardsley

La Bella Isolda. Dibujo de Aubrey Beardsley

Aubrey Beardsley nació en Brighton el 21 de agosto de 1872. Artista pintor e ilustrador, es uno de los más notables críticos de la sociedad victoriana, satírico e implacable, su obra despertó admiración y escándalo. Es pieza clave del estilo Art Nouveau, y en algunos aspectos recuerda mucho a Jessie Marion King y al estilo Glasgow de Charles Rennie Mackintosh. Beardsley padeció la tuberculosis a la temprana  edad de 7 años y fue durante toda su vida una persona de salud débil. Fue educado en Artes por su propia madre que era profesora de Música. Ya tocaba el piano a los seis años. Dejó la escuela en 1888 y trabajó sucesivamente en el estudio de un arquitecto y en una oficina de seguros.

Aubrey BeardsleyA William Morris, el fundador del movimiento Art & Crafts no le gustaba la idea que el Arte pudiera extenderse y reproducirse, y con todo, son los medios de reproducción los que dieron a Beardsley su celebridad, y le permitieron dar a conocer sus ilustraciones. A tener en cuenta que Aubrey Beardsley no fue un cartelista, sino un ilustrador de libros.

Su carrera como artista gráfico profesional se inicia en 1893, con la publicación del libro “Le Morte d’Arthur“, de Thomas Malory y editado por JM Dent & Company. En abril de ese año, Joseph Pennell, el famoso grabador estadounidense, introdujo al nuevo ilustrador en el primer número de la revista “The Studio”. A partir de ese momento la historia de su vida es el estimulante pero doloroso diario de un genio moribundo, trabajando febrilmente, buscando en vano un clima que que le diera la fuerza necesaria para completar su obra. En esos tiempos, Wagner y las composiciones románticas inspiradas de la Mesa Redonda eran muy populares.

Ilustra a a continuación “Salomé” de Oscar Wilde al que le une una estrecha amistad, y colabora en Yellow Book, una revista de arte y ensayo, con ilustraciones a menudo eróticas teniendo por tema la vida mundana. Wilde fué detenido en abril de 1895 acusado de sodomía, y condenado a dos años de trabajos forzados. Llevaba en el momento de su detención el famoso Yellow Book. Aubrey Beardlsey era entonces director artístico e ilustrador de Salomé. Estaba pues en una posición de debilidad. John Lane (entonces director) se deshizo él por intereses económicos. La caza de brujas estaba abierta.

A partir del final de Salomé, ilustró en 1895 “The Rape of the Lock“, en un estilo muy elaborado, ofreciendo una mejor percepción del espacio y menos bicromía por la utilización de puntillismo. Con estas nuevas ilustraciones, Beardlsey se distancia del Art Nouveau.

Viaja a Bruselas, donde sufre un nuevo ataque de tuberculosis. A su vuelta, en 1896, ilustra magistralmente a “Lysistrata“, una comedia erótica del dramaturgo griego Aristofánes (c. 447 – c. 385) que narra cómo las mujeres de Esparta y Atenas llevadas por Lysistrata hacen cesar la guerra negándose a acostarse con sus Maridos. Pasaron algunos meses hasta la salida de un nuevo trabajo: “The Savoy” (1896-97). Aubrey Beardsley comienza entonces a dibujar carteles, pero siempre marcados por su estilo personal: de efectos de luz, desnudez, anacronismos, personajes raros y graciosos que no correspondían siempre a la reputación de sus clientes.

Ilustra “La señorita de Maupin” una novela epistolar francesa escrita por Théophile Gautier . Al final de su existencia, espera robar a la muerte sus últimos proyectos ilustrando “Volpone” (de Ben Jonson) y “Pierrot of the Minute“. La muerte que le sobrevino el 16 de marzo de 1898 en Menton, (Francia), le impedirá llegar hasta el final. Inválido los dos últimos años de su vida, es quizá simplemente el deseo vivir de lo que hablan sus ilustraciones atrevidas de 1896.

Aubrey Beardsley trabajó en una línea semejante al gran cartelista checo Alfons Mucha.
La mayor parte de su obra son cuadros en tinta de diversa temática (mitología, erotismo, caricaturas…). Estas imágenes tienen amplias zonas negras en contraste con otras blancas igualmente extensas, y zonas de detalle fino con otras en las que no hay ninguno.