Hayku
Lo bueno y breve, dos veces bueno
por Gustavo Skatecki

La poesía del Japón guarda fuertes rasgos de ingenuidad y dulzura propios de las literaturas primitivas.
El Haiku (haikai o hokku) es una forma breve de la poesía tradicional japonesa que cuenta con infinidad de seguidores e imitadores en todo el mundo occidental contándose entre ellos a Jorge Luis Borges, Amy Lowell y Juan José Saer.
En esta nota trataremos de vislumbrar el maravilloso mundo del haiku y así adentrarnos en una literatura tan hermética como deslumbrante.
El Haiku o la brevedad en extremo. El Haiku desciende de un juego de salón llamado estrofa encadenada o rengá, esta consiste en un tanka (estrofa de 31 sílabas distribuidas en versos de 5, 7, 5, 7 y 7) compuesto entre dos personas, es decir, una describe los tres primeros versos y la otra las dos últimas. Esta forma de poesía encadenada alcanzó la popularidad en los siglos XVII y XVIII. Comúnmente éstos Renga estaban escritos por los grandes poetas y sus seguidores.
Entre los siglos XVI y XVII, se desarrolló una forma literaria llamada Haiku o estrofa encadenada libre. Esta forma ya no era interpretada solamente por grandes maestros sino que eran tan sencillos que eran creados por cualquiera sin importar rango social.
El Haiku contiene 17 sílabas repartidas en tres versos de 5, 7 y 5. El ámbito de este tipo de poesía solo esta limitado por su brevedad y su temática, ésta, casi siempre de índole sencilla la cual dicta la forma, entonces el contenido y la forma del haiku parecen concordar entre si . En cuanto a los temas tratados en los haiku se pueden clasificar como poesía amatoria o como poesía de la naturaleza, y el tono que se utiliza frecuentemente es el de la melancolía. La caída de la flor de cerezo y las dispersión de las hojas de otoño son temas favoritos porque ambos sugieren el paso del tiempo y la brevedad de la existencia humana.
La temática, la política y la religión poco se encuentran en la poesía japonesa.
A pesar de su brevedad y sencillez, el haiku no lo es tanto, ya que este debe contener dos elementos separados comúnmente por un corte marcado con una palabra cortante (kireji). Uno de esos elementos pueden ser las circunstancias generales (el final del otoño, la quietud de los jardines, el mar que se oscurece) y el otro, la percepción momentánea. Si esto no sucede no deja de ser una simple relación.
Un problema grave para entender el haiku es el de la traducción, porque no hay correspondencia poética entre el vocabulario japonés y los vocabularios occidentales. Es cierto que la idea se puede expresar en castellano con tantas otras palabras, pero el efecto poético se pierde.
 
Basho¯, el gran creador: Sin lugar a dudas Basho¯ (1644-1694), fue el poeta más grande de Japón, cuyas estrofas son de un refinamiento exquisito. Llevó una vida tan pura que algunos lo veneran como un santo.
Basho¯ era el maestro de la estrofa encadenada libre y el haiku de 17 sílabas, producto de ella.
Fundó su propia escuela poética, en la cual contaba con discípulos fieles y seguidores.
Para él tanto el cambio como la permanencia debían estar presentes en su haiku.
Basho¯  insistía en que el haiku debía tender no sólo a lograr los efectos eternamente bellos de que es capaz toda poesía, sino también a producir una impresión de frescura.

Fuente: http://www.mordida.com.ar/

"La técnica del Hayku: decir las cosas que he visto, pero con una cierta complicidad para que se entienda otro nivel debajo de lo dicho"
José Watanabe

http://www.portaldepoesia.com/haiku00.htm
Haiku ilustrado