<<

Castillo de Neuschwanstein (Cisne negro), Baviera, Alemania

<

>

Castillo de Neuschwanstein (Cisne negro), Baviera, Alemania
El castillo de Neuschwanstein
(Cisne negro)
Luis II de Wittelsbach fue y es el rey más amado por el pueblo bávaro.
Al subir al trono era un estudiante de 18 años, hermoso como Sissi, la emperatriz Elizabeth de Austria, y due
ño el mismo de una sensibilidad artística de buena ley, muy rara vez unida al poder político. Ludwig II, el rey romántico, pasó sus últimos días en este castillo, que él mismo mandara a construir. Se diría que es una arquitectura envejecida por los siglos, pero estamos frente a una construcción moderna, hecha a la manera de los palacios de la época feudal alemana. Su imagen, casi irreal, parece haber inspirado a Walt Disney cuando diseñó los palacios que exaltan la imaginación infantil. ¿No es casi idéntico al castillo donde vivía la malvada reina que quiso matar a Blanca Nieves?
Pero Neuschwanstein no fue levantado en cartón piedra. El alto costo de su construcción (y el de otros dos palacios) sirvió de pretexto -entre varios otros-, a quienes destronaron a Luis II acusándolo de derrochador, excéntrico y paranoico. Hoy, ha rendido millones de dólares turísticos.
Neuschwanstein es casi la marca registrada del turismo histórico de esta parte de Europa. Equivale a Versalles en Francia, o a Buckingham en Inglaterra.

 

.. Arriba de la página
© 2012 ENCICLOGRÁFICA es una iniciativa de SITOgraphics / Aviso legal / Contacto